Valencia respira al ritmo de la música más alternativa

El estruendo de la música hacía vibrar los alrededores de las calles. Una vez te adentrabas en la avenida Cataluña, el tráfico, el intenso olor a pólvora y el ritmo de las canciones era evidente a pesar de ser solo las 20.00 de la tarde de un viernes. El Xequebó Fallas Festival repitió este año una edición que llenaba de sonido y de ambiente una Valencia festiva. 

FOTO EITADA 3

Las Fallas olvidaron las típicas verbenas y las discomóviles repletas de canciones repetitivas que no paran de sonar a todas horas en las emisoras de radio. La música alternativa encontró un hueco, tres días de canciones, grupos y Dj’s que asombraron al público con su mezcla y fusión de estilos completamente distintos. No se podía olvidar el indie, el rock, el mestizaje, la electrónica alternativa, el reggae, el flamenco y la música de autor.

La primera en abrir el escenario fue la maestra, poeta y DJ Catalina Isis. Una artista que fusionaba a través de su propio estilo la electrónica indie, canciones antiguas con la inclusión de un tono más electrónico. El humor no faltaban en cada gesto, esa simpatía la sabÍa trasmitir a los espectadores desde el minuto uno. No obstante, a las 20:00 de la tarde el ambiente aún estaba por llegar. Sin duda, demasiado temprano. Aunque conforme avanzaban los segundos, los minutos y las horas, la gente entraba al recinto dispuesta a vivir la noche valenciana con buena música en directo y diferentes artistas locales.

IMAGEN EDITADA 2

La segunda hora cambió radicalmente de estilo. Lejos de un ritmo electrónico, se pudieron admirar canciones que provenían de inolvidables grupos de música indie. Artic Monkeys, Kaiser Chefs, The Killers y The Libertines fueron los especiales protagonistas. “R U Mine” sonó con fuerza para empezar una sesión que el público disfrutó al ritmo del rock más alternativo. Siguieron “Every day I love you less and less”, “Somebody told me”, así como “Don’t Look Back Into The Sun” que despertaron la ciudad al son de artistas más internacionales. Poco a poco, aparecieron más espectadores que no se perdieron la mezcla de canciones por parte de Cinnamon DJ. Sin embargo, también se oyeron canciones más actuales y algunas con un tono electrónico que hicieron vibrar al público.

Pero no solo se disfrutó música en Xequebó, ya que las furgonetas de Food Trucks trajeron el olor y, aún más, el apetito a los presentes en el festival. Se formaron grandes colas, pues todo el mundo quería probar perritos calientes, bocadillos y el toque dulce a través de los crepes y los gofres de diversos sabores. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La música no dejó de sonar ni un momento a través de diferentes artistas y múltiples estilos. Se dejó entrever el sonido más electrónico a cargo de Miss Depp’in, una fusión de ritmos y canciones electrónicas que permitieron subir el volumen de la ya entrada noche. 

No solo acudieron valencianos y españoles al lugar, puesto que los turistas no dudaron en adentrarse en el festival para disfrutar del ambiente, la música y la comida típica de Valencia. Las Fallas reunieron una gran cantidad de gente que se amontonaba entre las calles y la fiesta de los casales. Con ello, el festival concentró a más personas de las esperadas, superando las expectativas de la primera edición en 2016.

TOXICOSMOS

Las canciones más actuales vinieron con Toxicosmos, un DJ que supo combinar el toque alternativo con el actual. La diversión no faltó entre los espectadores, conforme pasaban las horas más gente se unió al ambiente que se respiraba en la Falla La Bicicleta. La iniciativa autogestionada y gratuita la elaboró el casal para traer un nuevo sonido a las Fallas, algo diferente y alternativo que incentivó la difusión de artistas y empresas locales. 

Las sonrisas, el continúo movimiento y los coros del público fueron la mejor compañía para la penúltima noche de la tan anhelada fiesta valenciana. Siguieron la actuación Ochoymedio’s DJ y por otro lado, Amable DJ, con un sonido de diferentes estilos como lo fueron el rock, el pop más alternativo, así como el mestizaje y la electrónica. La gente no paró de llegar, ya no cabía ni un alfiler. La multitud bailaba y cantaba al compás de los artistas que disfrutaban la noche como nunca.  

Ley DJ fue la que cerró el telón de un escenario por el que habían pasado decenas de artistas. La electrónica resonó por un público vibrante y animado que aún no quería decir adiós. Como una de las artistas más reconocidas del cartel dejó el listón muy alto. Causó infinitas sorpresas, euforia, además de unas ganas de no parar de bailar que dejaban los pies a un palmo del suelo de forma continúa.

EDITADA 4

Al día siguiente, llegaron nuevos artistas que motivaron una vez más a los espectadores. Kibombó Batucada, Trocamba Matanusca, Tremenda Jauría, las Hijas de la Cumbia y Tacones Rumberos fueron los grupos que el sábado despidieron esta segunda edición del Xequebó Fallas Festival. Las manos levantadas de la multitud pedían una canción más, sinónimo de que en Valencia se disfrutó al ritmo de buena música. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s