Neon, el arte de sorprender al espectador

La presentación del proyecto audiovisual Neon el pasado viernes 24 de marzo en el Espai Centre Octubre trasmitió la necesidad de experimentar y de poder sorprender al público a través de un juego de sombras y la introducción de colores fluorescentes de forma progresiva. 

La obra en movimiento del fotógrafo Juan Limousine logró combinar elementos como la fotografía, la pintura y el audiovisual para construir paso a paso el arte de la manera más viva. Invitó a todos los presentes a ver con sus propios ojos el proceso que mezcla tanto la luz y la oscuridad, las texturas más dispares y la música.

Juán Limousine explicó que Neon fue un proyecto que surgió cuando «descubrió la luz negra y el efecto que tenía sobre los colores fluorescentes». A raíz de empezar a observar cómo funcionaba en la imagen y la fotografía, decidió que era el momento de investigar y probar. Así, con la colaboración Juan Nevado y Lorena Jarque Peñalver como modelo dieron un paso más allá con el audiovisual. “La fusión de todo creó el mensaje que queríamos trasmitir y   la función del público es sacar su propia conclusión”, detalla el artista.

16904868_1950233621871363_7292091344767871241_o
Presentación de Neon. Fuente: Juan Limousine

Las principales influencias de la obra residieron en el pintor estadounidense Jackson Pollock. Un artista que utilizaba el expresionismo abstracto para crear arte impregnado por el método de esparcir pintura. Las portadas de John Squire para The Stone Roses que combinaba la fusión de colores en una misma superficie, así como la participación de Thurstone Moore y el director de cine Richard Kern sumaron importancia al proyecto debido a la vinculación de Juan Limousine con la música.

Neon representó un conjunto de detalles que crearon «un proyecto dinámico y de composición activa» que no dejó apartar la mirada de la pantalla. Junto a la música de The Standby Connection se incentivó a crear suspense en el espectador, dejando la mente al servicio de la creación artística de la obra. Los doce minutos de duración sirvieron para demostrar que el entorno de misterio e incertidumbre lo que buscaba era transgredir el pensamiento del espectador. Aquello que la mente intentaba descifrar se encontraba más cerca de lo que el público esperaba. En los últimos minutos del proyecto multimedia se encontró esa combinación y suma de colores fluorescentes en el cuerpo y los movimientos de la modelo Lorena Jarque Peñalver. 

“La idea era mantener al espectador enganchado al desarrollo de la obra, esperando, rebuscando los detalles, imaginando, resolviendo. Y si lo hemos conseguido, nos damos por satisfechos”, expresa Juan Limousine. 

La obra consiguió lo que sus creadores pretendían, dejar a los asistentes ante la sorpresa, así como la incertidumbre. Un juego de sombras, colores e influencias que logró despertar el interés y no quitar la mirada de la pantalla.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s